De profesión, filóloga

De profesión filóloga. La aventura de La Casa de las Palabras

Cuando decidí iniciar las andanzas de la Casa de las Palabras, allá por el 2003, ya era una filóloga atrevida. Por raro que parezca, había aprendido a mirar mi lengua…